Baelo Patrimonio

Hace mucho que no escribo en este blog… el día a día no me deja apenas tiempo libre y me resulta complicado sentarme delante del ordenador para escribir nuevas entradas.

Sin embargo, en esta ocasión, quiero hacer un pequeño homenaje a Antorio R. Rico, que ha sido la persona que me ha inspirado todos estos años en el mundo de las inversiones, y que hace poco más de un año cumplió un sueño: el nacimiento de Baelo Patrimonio, su propio fondo de inversión.

LA HISTORIA:

Antes de comenzar, quiero aclarar que Antonio no es ni banquero, ni millonario ni nada por el estilo. Es una persona “normal”, maestro de formación y piloto de hidroaviones de profesión. Su inquietud por el mundo de las inversiones le llevó a estudiar un Máster de mercados financieros, pero prácticamente todo lo que sabe de este mundillo lo ha aprendido leyendo libros de los grandes: John Bogle, William Berstein, Harry Brown…, además de su propia experiencia.

Hace más de 10 años, Antonio comenzó a escribir un blog llamado “El inversor inteligente”, como el famoso libro de Benjamin Graham. Lo que comenzó siendo un pequeño cuaderno de bitácora sobre su propia cartera de inversión, fue poco a poco transformándose en el primer blog en España que hablaba sobre la inversión pasiva.

La inversión pasiva no se centra en seleccionar las mejores acciones con el objetivo de batir al mercado. Lo que busca la inversión pasiva es replicar al mercado mediante vehículos de inversión con bajas comisiones.

En ese blog se hablaba de un producto de inversión maravilloso llamado VIG, que se trataba de un fondo cotizado que seleccionaba las mejores acciones del mercado americano, con un historial de dividendos crecientes.

Antonio vio que en el mercado de fondos que se comercializaba en España había un vacío muy grande, ya que no existía ningún fondo de inversión “todo en uno”, que respondiera a la filosofía de gestión pasiva, pero que además estuviese compuesto por empresas con un historial impecable.

Y así nació Baelo Patrimonio. Un fondo para todo el mundo, con una volatilidad muy baja, pero con una rentabilidad esperada muy superior a la inflación, formada por las mejores empresas del mundo.

CARACTERÍSTICAS DEL FONDO:

A día de hoy, el fondo cuenta con 1272 partícipes, y un patrimonio gestionado de 16,8 millones de euros.

Baelo patrimonio es un fondo de inversión relativamente conservador, que se encuentra invertido un 60% de renta variable y un 40% en renta fija.

Se puede decir que es un fondo de gestión pasiva, ya que, aunque su cartera está formada por un conjunto de acciones seleccionadas y no replica directamente ningún índice, la selección de dichas acciones responde a unos criterios preestablecidos y la rotación de la cartera es mínima.

La rentabilidad obtenida por el fondo desde que se creó es del +12,9%, muy superior a la de los fondos de su categoría, que sólo obtuvieron un +2,1%.

COMPOSICIÓN DE LA CARTERA:

RENTA VARIABLE (60%)

La parte de renta variable está formada por acciones globales de gran capitalización, con un historial de dividendos crecientes ininterrumpidos, seleccionadas de los siguientes índices:

– S&P Dividends Aristocrats: Empresas USA que han incrementado el dividendo de forma ininterrumpida durante los últimos 25 años. En el caso de Baelo, selecciona de este índice las denominadas “Dividends Kings”, que son las que han realizado el incremento de dividendo durante los últimos 50 años. Como ejemplo de estas empresas tenemos Coca-Cola, Jhonson&Jhonson, Colgate, P&G…

– S&P Euro Dividends Aristocrats: Empresas de la zona Euro que han incrementado el dividendo durante los últimos 10 años, como por ejemplo L’Oreal, Danone o Unilever.

– Nasdaq International Dividend Achievers Select: De este índice se seleccionan empresas internacionales con dividendo creciente, tales como las empresas Suizas Nestle y Novartis o las asiáticas  Canon y Tencent, por poner unos ejemplos.

La representación española en Baelo está compuesta por cuatro empresas: Inditex, Amadeus, Naturgy y Red Eléctrica.

La parte de renta variable se completa con acciones del sector inmobiliario (Global REIT) y acciones mineras de oro y metales preciosos.

RENTA FIJA (40%)

La renta fija juega una importante función en este fondo: dar estabilidad al mismo, reduciendo la volatilidad.

El 20% del fondo está compuesto por bonos alemanes (7 a 10 años), que dan una buena rentabilidad durante los mercados bajistas.

Otro 10% está compuesto por bonos ligados a la inflación y el restante 10% está en liquidez o deuda corporativa de alta calidad crediticia.

A continuaciónos dejo un pantallazo en el que se puede ver la composición actual de la cartera:

CONCLUSIÓN:

Baelo es un fondo del que soy partícipe, y en el que quiero ir aumentando mi posición poco a poco.

Me parece un producto muy recomendable para todo tipo de inversores que busquen invertir a largo plazo, desde los que buscan buenas rentabilidades, hasta los que no quieren una cartera excesivamente volátil.

En cualquier caso, hay que tener claro que no es un producto de los que se denominan “garantizados”, y que tiene una parte importante en renta variable, pero el tipo de empresas que lo componen y la parte de renta fija hacen que el fondo sea un auténtico todoterreno.

Creo que con este fondo, cualquier persona, aunque no tenga conocimientos financieros, puede obtener unas rentabilidades superiores a casi cualquier producto que exista en el mercado, y seguir durmiendo como un bebé por las noches, sin miedo a sufrir grandes pérdidas.

Planes de pensiones

pescandoComo estamos a final de año voy a escribir una entrada sobre un tema muy relacionado con estas fechas navideñas: los planes de pensiones.

En los últimos años, realizar aportaciones a los planes de pensiones a final de año es algo tan tradicional como el turrón, los villancicos y el árbol de navidad.

Pero la gran pregunta es: ¿merece la pena aportar a un par de pensiones? La respuesta no es tan sencilla: depende.

Y como dice la canción… ¿de qué depende? Pues de muchas cosas: de tu renta, de la fiscalidad de tu comunidad autónoma, de tu régimen laboral, del plan de pensiones que tengas contratado, de tus espectativas, de la fé que tengas en el Gobierno… casi nada.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un vehículo de ahorro e inversión que nos permite disponer de un capital para poder complementar la pensión en el momento de la jubilación.

Ventajas de los planes de pensiones:

La principal ventaja de los planes de pensiones es que el dinero que se aporta al plan de pensiones no computa como rendimiento de trabajo en el momento de la aportación, logrando así una desgravación en la declaración de la renta. Por ejemplo, si con tus ingresos te tocase tributar un 30% y aportas 1000 € a tu plan de pensiones, estarías ahorrando 300 € en impuestos. Pero ojo, el ahorro es en este momento, ya que habrá que pagar los impuestos el día en que se rescate el dinero. A día de hoy la aportación máxima anual que se puede realizar a un plan de pensiones beneficiándote fiscalmente es de 8.000 €, excepto en el País Vasco, que es de 5.000 €.

Desventajas de los planes de pensiones:

Por desgracia los planes de pensiones tienen muchas más desventajas que ventajas:

  • La desgravación fiscal que se logra no es muy alta para las rentas medias. Beneficia principalmente a las rentas altas, ya que la desgravación puede llegar hasta el 45%.
  • El día en el que se rescata el plan de pensiones hay que pagar a Hacienda y se tributa tanto por el dinero aportado como por las plusvalías generadas.
  • Hasta hace poco sólo se podía realizar el rescate en tres supuestos: jubilación, invalidez y paro de larga duración. Desde el 2015 se pueden rescatar las aportaciones a los 10 años (como ocurría con las EPSV en el País Vasco hasta hace poco. Curiosamente, hay una sentencia reciente según la cual las EPSV ya no pueden ser rescatadas a los 10 años… de locos).
  • En función de cómo se realice el rescate las penalizaciones fiscales pueden ser enormes.
  • En general, los planes de pensiones que se ofertan son una auténtica porquería, con rentabilidades que a duras penas baten a la inflación.
  • Las comisiones que cobran los bancos por los planes de pensiones son un auténtico escándalo en muchos casos.
  • La legislación está continuamente cambiando y tienes el dinero “atrapado” en un producto con muchas incertidumbres.

¿Cómo se puede realizar el rescate? ¿Cómo tributa?

Los planes de pensiones se pueden rescatar como renta, capital o de forma mixta (renta y capital). Si se rescata en forma de renta, ese rescate se sumaría a la pensión de jubilación y tributaría como rendimiento de trabajo. Esto implica subir en las tablas impositivas, por lo que es muy importante planificar bien la forma de realizar el rescate. Si se rescata en forma de capital se tributaría entre 21% y 23%. Además, en estos momentos, si se rescata como capital, hay un porcentaje que estaría exento de tributar, pero es algo que va a ir desapareciendo con el tiempo.

Productos y comisiones

Como he indicado, la gran mayoría de los planes de pensiones ofertados son muy malos y tienen unas comisiones altísimas. Han sido y siguen siendo un gran negocio para los bancos, ya que tienen el dinero de los partícipes “atrapado”, cobrando unas comisiones altísimas sobre la totalidad del capital. Hasta hace poco lo normal era que la comisión de un plan de pensiones de renta variable fuese del 2%. Afortunadamente la ley ha limitado las comisiones al 1,5%, que ya está bien…

Voy a poner un ejemplo para que se entienda: Si tienes 100.000 € en un plan de pensiones de renta variable, con una comisión del 1,5%, le estarás pagando anualmente 1.500 € en comisiones al banco. Supongo que ahora te das cuenta por qué regalan tostadoras, juegos de toallas, e incluso tablets si llevas al banco tu plan de pensiones.

Lo mejor de todo es que el banco se va a llevar ese 1,5% en cualquier caso, hayas tenido un 10% de rentabilidad o hayas perdido un 20% ese año. La banca siempre gana.

Podrían estar “justificadas” esas comisiones si se realizase una buena gestión y el plan de pensiones diese un rendimiento acorde al riesgo que se asume. Por desgracia la mayor parte de los planes de pensiones dan rendimientos muy por debajo de sus índices de referencia.

¿En qé tipo de plan de pensiones se debería invertir?

Si después de todo lo que he contado todavía estás animado en invertir en un plan de pensiones, es importante saber en qué tipo de producto invertir.

Si la edad de jubilación está lejana, claramente hay que optar por la renta variable, ya que es la única opción que permite obtener unos rendimientos satisfactorios.

Con un plan de pensiones algo más conservador, que invierta una parte en renta variable y otra parte en renta fija, se puede lograr una rentabilidad por encima de la inflación y lo recomendaría a personas que tienen la jubilación más cercana o no quieren grandes sobresaltos.

Los planes que invierten en renta fija no son nada recomendables en estos momentos. Con los tipos de interés tan bajos y las comisiones que se pagan la rentabilidad será nula o negativa, y por lo tanto no cumplirán la misión de luchar contra la inflación.

Los famosos planes “garantizados” lo único que garantizan es que tu poder adquisitivo cada día va a ser menor.

¿Cuáles son los mejores productos del mercado?

En cuanto a los productos a elegir, tal y como he comentado, es conveniente huir de la banca tradicional.

Si quieres un plan de pensiones sencillo, que invierte en USA o Europa, replicando los índices de referencia con comisiones más bajas que los planes de pensiones tradicionales, ING Direct tiene los Planes Naranja, que han dado buenas rentabilidades los últimos años.

Si quieres una buena gestión activa, varias gestoras de fondos españoles tienen planes de pensiones de sus productos estrella. En general son gestoras con estilo de inversión Value, que invierten en renta variable de calidad a precios atractivos: Bestinver, Magallanes, Metavalor o AzValor.

Conclusiones

  • Un plan de pensiones es un producto que recomendaría únicamente a profesionales con rentas altas.
  • Si la jubilación está relativamente lejana (más de 10 años), lo mejor es invertir en renta variable.
  • Hay que buscar productos de inversión de calidad, que normalmente no son ofertados por la banca tradicional.

Taller sobre ahorro, inversión y gestión de carteras

eurosEl próximo miércoles día 26 de octubre (por la tarde) voy a impartir en la sede de Caminos Euskadi un taller sobre ahorro, inversión y gestión de carteras.

El objetivo del taller es concienciar a los asistentes sobre la importancia que tiene el ahorro y la inversión con un horizonte a largo plazo, sobre todo ahora, con la incertidumbre que existe sobre el sistema público de pensiones. Para ello, se explicarán de forma sencilla conceptos básicos, como son la renta fija, la renta variable, la inflación, índices, etc., y se expondrá cómo diseñar una cartera de inversión adaptada al nivel de riesgo de cada uno, analizando varios modelos de cartera. También se tratará el tema de las pensiones y cómo enfocar una estrategia adecuada.

Para más información, ver: PROGRAMA

Animo al que esté interesado a participar, ya que considero que se van a tratar conceptos muy importantes, que pueden tener mucha repercusión en un futuro en la calidad de vida de las personas. Además será ameno y sencillo de entender.

Project Management Professional (PMP)

pmi_logoDespués de unos meses de parón, vuelvo a escribir en el blog. Uno de los motivos de la inactividad del blog ha sido la dedicación que me ha llevado obtener la certificación PMP, que acredita la capacitación para la gestión y dirección de proyectos.

La certificación PMP está reconocida internacionalmente y la concede el Project Management Institute (PMI), que es la institución estadounidense que regula esta certificación, su metodología y los exámenes.

Sí, he dicho exámenes, porque para obtener la certificación, además de acreditar 4500 horas de experiencia en gestión de proyectos y hacer un curso de formación con un mínimo de 35 horas, hay que superar un examen bastante duro de 4 horas de duración, en el que hay que contestar 200 preguntas tipo test en una especie de contrarreloj que pone a prueba tu resistencia mental.

En el mes de febrero dio comienzo un curso de preparación para obtener la certificación PMP, organizado por Caminos Euskadi. Inconsciente de mí, me apunté, y cuando me quise dar cuenta de la dedicación que suponía, ya era demasiado tarde. Afortunadamente, me presenté en mayo al examen y todo salió bien, por lo que ya tengo la certificación.

¿Qué es realmente el PMP?

Como ya he indicado, es una metodología que viene desde Estados Unidos, reconocida internacionalmente, para la gestión de proyectos. Es una especie de guía, que indica unas pautas a seguir durante la vida de un proyecto, concediendo mucha importancia a seguir los procedimientos que se establezcan, documentar todo por escrito y la integridad ética y profesional del Project Manager y su equipo. Esa metodología viene recogida en el PMBOK, que es una publicación de casi 600 páginas de extensión.

¿Qué es un proyecto?

Según la propia definición que viene recogida en el PMBOK, “un proyecto es un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único”. Por lo tanto, un proyecto puede ser desde diseñar y construir un puente, hasta crear una aplicación móvil o lanzar al mercado un nuevo modelo de fregona.

Lo bueno de esta metodología es que se puede aplicar a cualquier tipo de Proyecto en cualquier parte del mundo.

¿Cómo se organiza la metodología?

Existen 47 procesos de dirección de Proyectos dentro de 5 grupos de procesos y 10 áreas de conocimiento.

Los grupos de proceso son: Inicio, Planificación, Ejecución, Control y Cierre.

Las áreas de conocimiento son:

  • Gestión de la integración
  • Gestión del alcance
  • Gestión del tiempo
  • Gestión de costes
  • Gestión de la calidad
  • Gestión de los recursos humanos
  • Gestión de las comunicaciones
  • Gestión de riesgos
  • Gestión de las adquisiciones
  • Gestión de los interesados

Cada uno de los procesos tiene una serie de entradas, unas herramientas y técnicas y unas salidas. Para el examen, aunque no hay que sabérselas todas de memoria, es bastante importante tener claro en los casos más importantes lo que son entradas y salidas.

¿Cómo implemento todo esto en la vida real?

Al principio puede parecer que todo esto tiene escasa utilidad práctica o sólo sirve para grandes Proyectos, pero una vez que interiorizas la filosofía del PMP, te das cuenta de que no hace falta aplicar los 47 procesos en todos los proyectos en los que trabajes. Lo más sensato es analizar el proyecto en el que estás trabajando y decidir cuáles de esos procesos encajan mejor con el mismo.

Lo bueno de esta metodología es que cada uno puede personalizar los diferentes procesos de la forma que considere mejor, adaptándolos a su forma de trabajo o de su organización, ya que el PMBOK es una guía muy genérica en el que se describe todo de forma bastante superficial.

Uno de los conceptos más importantes es lo que se denomina Acta de Constitución. Personalmente creo que en cualquier proyecto debería hacerse ese Acta de Constitución, aunque sea a nivel interno de la empresa, donde se resuman los puntos más importantes del Proyecto.

También es muy importante tener claro el alcance del proyecto, conocer quiénes son los diferentes interesados, así como los riesgos.

Una de las cosas que me parecen más interesantes han sido las “lecciones aprendidas”: cuando acabamos un proyecto es importantísimo reunirnos con nuestro equipo y compartir lo que ha salido bien, lo que ha salido mal, el por qué y cómo se solucionaron los problemas. Todo esto se debería dejar documentado, de forma que esas “lecciones aprendidas” pasen a ser un activo de la organización.

Mi opinión

La verdad es que cuando decidí obtener la certificación PMP no tenía muy claro lo que era y me habían comentado que el temario era bastante árido. Después de visto, he de confesar que la metodología me ha gustado bastante, ya que se adapta muy bien a mi forma de pensar y ver las cosas. Realmente gran parte de los procedimientos ya los ponía en práctica, pero como muchas cosas en la vida, no los documentaba.

Otra de las cosas que me ha gustado es que se puede aplicar a cualquier tipo de proyecto, independientemente del sector en el que se trabaje, ya que la metodología es común para cualquier proyecto.

Lo que no me ha gustado nada es el formato del examen y el hecho de que todo lo que rodea al examen sea tan opaco, ya que ni siquiera se sabe cuál es el porcentaje de acierto necesario para aprobar (está entre un 65% y un 70%).

El gran reto es empezar a poner todo esto en práctica, poco a poco,  aplicándolo en el día a día.