Planes de pensiones

pescandoComo estamos a final de año voy a escribir una entrada sobre un tema muy relacionado con estas fechas navideñas: los planes de pensiones.

En los últimos años, realizar aportaciones a los planes de pensiones a final de año es algo tan tradicional como el turrón, los villancicos y el árbol de navidad.

Pero la gran pregunta es: ¿merece la pena aportar a un par de pensiones? La respuesta no es tan sencilla: depende.

Y como dice la canción… ¿de qué depende? Pues de muchas cosas: de tu renta, de la fiscalidad de tu comunidad autónoma, de tu régimen laboral, del plan de pensiones que tengas contratado, de tus espectativas, de la fé que tengas en el Gobierno… casi nada.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un vehículo de ahorro e inversión que nos permite disponer de un capital para poder complementar la pensión en el momento de la jubilación.

Ventajas de los planes de pensiones:

La principal ventaja de los planes de pensiones es que el dinero que se aporta al plan de pensiones no computa como rendimiento de trabajo en el momento de la aportación, logrando así una desgravación en la declaración de la renta. Por ejemplo, si con tus ingresos te tocase tributar un 30% y aportas 1000 € a tu plan de pensiones, estarías ahorrando 300 € en impuestos. Pero ojo, el ahorro es en este momento, ya que habrá que pagar los impuestos el día en que se rescate el dinero. A día de hoy la aportación máxima anual que se puede realizar a un plan de pensiones beneficiándote fiscalmente es de 8.000 €, excepto en el País Vasco, que es de 5.000 €.

Desventajas de los planes de pensiones:

Por desgracia los planes de pensiones tienen muchas más desventajas que ventajas:

  • La desgravación fiscal que se logra no es muy alta para las rentas medias. Beneficia principalmente a las rentas altas, ya que la desgravación puede llegar hasta el 45%.
  • El día en el que se rescata el plan de pensiones hay que pagar a Hacienda y se tributa tanto por el dinero aportado como por las plusvalías generadas.
  • Hasta hace poco sólo se podía realizar el rescate en tres supuestos: jubilación, invalidez y paro de larga duración. Desde el 2015 se pueden rescatar las aportaciones a los 10 años (como ocurría con las EPSV en el País Vasco hasta hace poco. Curiosamente, hay una sentencia reciente según la cual las EPSV ya no pueden ser rescatadas a los 10 años… de locos).
  • En función de cómo se realice el rescate las penalizaciones fiscales pueden ser enormes.
  • En general, los planes de pensiones que se ofertan son una auténtica porquería, con rentabilidades que a duras penas baten a la inflación.
  • Las comisiones que cobran los bancos por los planes de pensiones son un auténtico escándalo en muchos casos.
  • La legislación está continuamente cambiando y tienes el dinero “atrapado” en un producto con muchas incertidumbres.

¿Cómo se puede realizar el rescate? ¿Cómo tributa?

Los planes de pensiones se pueden rescatar como renta, capital o de forma mixta (renta y capital). Si se rescata en forma de renta, ese rescate se sumaría a la pensión de jubilación y tributaría como rendimiento de trabajo. Esto implica subir en las tablas impositivas, por lo que es muy importante planificar bien la forma de realizar el rescate. Si se rescata en forma de capital se tributaría entre 21% y 23%. Además, en estos momentos, si se rescata como capital, hay un porcentaje que estaría exento de tributar, pero es algo que va a ir desapareciendo con el tiempo.

Productos y comisiones

Como he indicado, la gran mayoría de los planes de pensiones ofertados son muy malos y tienen unas comisiones altísimas. Han sido y siguen siendo un gran negocio para los bancos, ya que tienen el dinero de los partícipes “atrapado”, cobrando unas comisiones altísimas sobre la totalidad del capital. Hasta hace poco lo normal era que la comisión de un plan de pensiones de renta variable fuese del 2%. Afortunadamente la ley ha limitado las comisiones al 1,5%, que ya está bien…

Voy a poner un ejemplo para que se entienda: Si tienes 100.000 € en un plan de pensiones de renta variable, con una comisión del 1,5%, le estarás pagando anualmente 1.500 € en comisiones al banco. Supongo que ahora te das cuenta por qué regalan tostadoras, juegos de toallas, e incluso tablets si llevas al banco tu plan de pensiones.

Lo mejor de todo es que el banco se va a llevar ese 1,5% en cualquier caso, hayas tenido un 10% de rentabilidad o hayas perdido un 20% ese año. La banca siempre gana.

Podrían estar “justificadas” esas comisiones si se realizase una buena gestión y el plan de pensiones diese un rendimiento acorde al riesgo que se asume. Por desgracia la mayor parte de los planes de pensiones dan rendimientos muy por debajo de sus índices de referencia.

¿En qé tipo de plan de pensiones se debería invertir?

Si después de todo lo que he contado todavía estás animado en invertir en un plan de pensiones, es importante saber en qué tipo de producto invertir.

Si la edad de jubilación está lejana, claramente hay que optar por la renta variable, ya que es la única opción que permite obtener unos rendimientos satisfactorios.

Con un plan de pensiones algo más conservador, que invierta una parte en renta variable y otra parte en renta fija, se puede lograr una rentabilidad por encima de la inflación y lo recomendaría a personas que tienen la jubilación más cercana o no quieren grandes sobresaltos.

Los planes que invierten en renta fija no son nada recomendables en estos momentos. Con los tipos de interés tan bajos y las comisiones que se pagan la rentabilidad será nula o negativa, y por lo tanto no cumplirán la misión de luchar contra la inflación.

Los famosos planes “garantizados” lo único que garantizan es que tu poder adquisitivo cada día va a ser menor.

¿Cuáles son los mejores productos del mercado?

En cuanto a los productos a elegir, tal y como he comentado, es conveniente huir de la banca tradicional.

Si quieres un plan de pensiones sencillo, que invierte en USA o Europa, replicando los índices de referencia con comisiones más bajas que los planes de pensiones tradicionales, ING Direct tiene los Planes Naranja, que han dado buenas rentabilidades los últimos años.

Si quieres una buena gestión activa, varias gestoras de fondos españoles tienen planes de pensiones de sus productos estrella. En general son gestoras con estilo de inversión Value, que invierten en renta variable de calidad a precios atractivos: Bestinver, Magallanes, Metavalor o AzValor.

Conclusiones

  • Un plan de pensiones es un producto que recomendaría únicamente a profesionales con rentas altas.
  • Si la jubilación está relativamente lejana (más de 10 años), lo mejor es invertir en renta variable.
  • Hay que buscar productos de inversión de calidad, que normalmente no son ofertados por la banca tradicional.
Anuncios