HYGH: EL FUTURO DE LA PUBLICIDAD

En esta entrada voy a hablar sobre HYGH, un proyecto que me parece muy interesante. Más que la idea en sí misma, lo más llamativo es el propio modelo de negocio y cómo se piensan repercutir los beneficios a los accionistas.

EL PROYECTO:

Hygh es una startup alemana que quiere irrumpir con fuerza en el mercado de la publicidad, y en concreto en el de las pantallas ubicadas en establecimientos o en la vía pública (DOOH).

Todos conocemos las típicas pantallas con publicidad que hay en los centros comerciales, o grandes pantallas situadas en la vía pública en grandes ciudades.

La idea de Hygh es crear una plataforma descentralizada “peer-to-peer”, utilizando la tecnología blockchain, en la que cualquier persona o empresa que tenga una pantalla, pueda ofrecerla directamente a potenciales clientes que estén interesados en mostrar publicidad en dichas pantallas. La idea de Hygh es que todo el proceso pueda realizarse de manera sencilla, mediante una aplicación, que permita además, monitorizar las pantallas en las que se está ofreciendo publicidad.

Pantallas

MODELO DE NEGOCIO:

Según los datos ofrecidos en la web, el mercado publicitario publicitario global moverá cerca de 800.000 millones de dólares en 2023. La publicidad en pantallas representa un porcentaje pequeño sobre el global, pero se trata de un tipo de publicidad creciente, que se estima que llegue a los 25.000 millones en 2023.

El objetivo de Hygh es cubrir una parte de ese nicho de mercado, ofreciendo nuevas soluciones que hoy no existen, facilitando el acceso a este tipo de publicidad a los potenciales clientes.

Tal y como se ha indicado, las pantallas son ofrecidas en la plataforma de Hygh, con un coste que varía en función de la ubicación de la pantalla, el tamaño de la misma, etc…

El propietario de la pantalla recibiría el 83,5% del beneficio obtenido por la pantalla.

FINANCIACIÓN DEL PROYECTO:

Para poder financiar el Proyecto, Hygh se ha propuesto recaudar cerca de 24 millones de dólares, mediante una campaña de crowdfunding.

Para ello, se va a lanzar una STO (Security Token Offering), que es un formato de venta de participaciones de la empresa en forma de security tokens, que son activos digitales dentro de una blockchain o cadena de bloques.

Esta forma de financiar el proyecto, mediante una STO, es una manera muy sencilla de poder invertir en una startup, sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero (en el caso de Hygh la inversión mínima son $250), y sin tener que andar realizando papeleos, ya que se resuelve mediante un smart contract.

¿Y qué tiene de especial Hygh?  Pues Hygh tiene de especial que es una de las primeras securities que ha logrado la autorización de la SEC, que es la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos. Lograr el reconocimiento de Security por parte de la SEC es un proceso largo y complejo en estos momentos.

Este reconocimiento por parte de la SEC no exime de riesgo la inversión, pero da una serie de garantías mínimas que otros proyectos no ofrecen.

MÉTRICAS DEL PROYECTO Y REPARTO DE BENEFICIOS:

Se van a generar 1.000 millones de tokens (equivalentes a acciones), de los cuales se van a poner a la venta el 60%, con el objetivo de recaudar casi 24 millones de dólares.

En estos momentos se está realizando la pre-STO, con un precio de venta por token de $0.03. En el cuarto trimestre de este año se realizará la STO, con un precio creciente de los tokens a medida que se vayan vendiendo, hasta llegar a los $0.05.

Los propietarios de los tokens tienen derecho al cobro de los beneficios que genere la empresa, a modo de dividendo.

Uno de los aspectos más interesantes de este proyecto, de cara al inversor, es que la empresa va a repartir a los inversores el 9% de los INGRESOS (después de impuestos).

Es importante recalcar que se trata del 9% de los ingresos, y no de los beneficios, por lo que la rentabilidad sería muy alta, siempre y cuando la empresa funcione bien y tenga ingresos importantes.

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Para más información, se puede acceder a la web de Hygh y a su grupo de Telegram:

Web:  hygh.tech

Telegram:  t.me/HyghAG

Aquí se puede descargar el Whitepaper, que es el documento donde se exponen los datos más relevantes del proyecto: HYGH-Paper

CONCLUSIÓN:

Me parece un proyecto muy interesante, con aspectos muy innovadores, como la descentralización y la tokenización de las acciones de la empresa, con una rentabilidad potencial muy grande, pero sin olvidar que se trata de una inversión en una startup.

Baelo Patrimonio

Hace mucho que no escribo en este blog… el día a día no me deja apenas tiempo libre y me resulta complicado sentarme delante del ordenador para escribir nuevas entradas.

Sin embargo, en esta ocasión, quiero hacer un pequeño homenaje a Antorio R. Rico, que ha sido la persona que me ha inspirado todos estos años en el mundo de las inversiones, y que hace poco más de un año cumplió un sueño: el nacimiento de Baelo Patrimonio, su propio fondo de inversión.

LA HISTORIA:

Antes de comenzar, quiero aclarar que Antonio no es ni banquero, ni millonario ni nada por el estilo. Es una persona “normal”, maestro de formación y piloto de hidroaviones de profesión. Su inquietud por el mundo de las inversiones le llevó a estudiar un Máster de mercados financieros, pero prácticamente todo lo que sabe de este mundillo lo ha aprendido leyendo libros de los grandes: John Bogle, William Berstein, Harry Brown…, además de su propia experiencia.

Hace más de 10 años, Antonio comenzó a escribir un blog llamado “El inversor inteligente”, como el famoso libro de Benjamin Graham. Lo que comenzó siendo un pequeño cuaderno de bitácora sobre su propia cartera de inversión, fue poco a poco transformándose en el primer blog en España que hablaba sobre la inversión pasiva.

La inversión pasiva no se centra en seleccionar las mejores acciones con el objetivo de batir al mercado. Lo que busca la inversión pasiva es replicar al mercado mediante vehículos de inversión con bajas comisiones.

En ese blog se hablaba de un producto de inversión maravilloso llamado VIG, que se trataba de un fondo cotizado que seleccionaba las mejores acciones del mercado americano, con un historial de dividendos crecientes.

Antonio vio que en el mercado de fondos que se comercializaba en España había un vacío muy grande, ya que no existía ningún fondo de inversión “todo en uno”, que respondiera a la filosofía de gestión pasiva, pero que además estuviese compuesto por empresas con un historial impecable.

Y así nació Baelo Patrimonio. Un fondo para todo el mundo, con una volatilidad muy baja, pero con una rentabilidad esperada muy superior a la inflación, formada por las mejores empresas del mundo.

CARACTERÍSTICAS DEL FONDO:

A día de hoy, el fondo cuenta con 1272 partícipes, y un patrimonio gestionado de 16,8 millones de euros.

Baelo patrimonio es un fondo de inversión relativamente conservador, que se encuentra invertido un 60% de renta variable y un 40% en renta fija.

Se puede decir que es un fondo de gestión pasiva, ya que, aunque su cartera está formada por un conjunto de acciones seleccionadas y no replica directamente ningún índice, la selección de dichas acciones responde a unos criterios preestablecidos y la rotación de la cartera es mínima.

La rentabilidad obtenida por el fondo desde que se creó es del +12,9%, muy superior a la de los fondos de su categoría, que sólo obtuvieron un +2,1%.

COMPOSICIÓN DE LA CARTERA:

RENTA VARIABLE (60%)

La parte de renta variable está formada por acciones globales de gran capitalización, con un historial de dividendos crecientes ininterrumpidos, seleccionadas de los siguientes índices:

– S&P Dividends Aristocrats: Empresas USA que han incrementado el dividendo de forma ininterrumpida durante los últimos 25 años. En el caso de Baelo, selecciona de este índice las denominadas “Dividends Kings”, que son las que han realizado el incremento de dividendo durante los últimos 50 años. Como ejemplo de estas empresas tenemos Coca-Cola, Jhonson&Jhonson, Colgate, P&G…

– S&P Euro Dividends Aristocrats: Empresas de la zona Euro que han incrementado el dividendo durante los últimos 10 años, como por ejemplo L’Oreal, Danone o Unilever.

– Nasdaq International Dividend Achievers Select: De este índice se seleccionan empresas internacionales con dividendo creciente, tales como las empresas Suizas Nestle y Novartis o las asiáticas  Canon y Tencent, por poner unos ejemplos.

La representación española en Baelo está compuesta por cuatro empresas: Inditex, Amadeus, Naturgy y Red Eléctrica.

La parte de renta variable se completa con acciones del sector inmobiliario (Global REIT) y acciones mineras de oro y metales preciosos.

RENTA FIJA (40%)

La renta fija juega una importante función en este fondo: dar estabilidad al mismo, reduciendo la volatilidad.

El 20% del fondo está compuesto por bonos alemanes (7 a 10 años), que dan una buena rentabilidad durante los mercados bajistas.

Otro 10% está compuesto por bonos ligados a la inflación y el restante 10% está en liquidez o deuda corporativa de alta calidad crediticia.

A continuaciónos dejo un pantallazo en el que se puede ver la composición actual de la cartera:

CONCLUSIÓN:

Baelo es un fondo del que soy partícipe, y en el que quiero ir aumentando mi posición poco a poco.

Me parece un producto muy recomendable para todo tipo de inversores que busquen invertir a largo plazo, desde los que buscan buenas rentabilidades, hasta los que no quieren una cartera excesivamente volátil.

En cualquier caso, hay que tener claro que no es un producto de los que se denominan “garantizados”, y que tiene una parte importante en renta variable, pero el tipo de empresas que lo componen y la parte de renta fija hacen que el fondo sea un auténtico todoterreno.

Creo que con este fondo, cualquier persona, aunque no tenga conocimientos financieros, puede obtener unas rentabilidades superiores a casi cualquier producto que exista en el mercado, y seguir durmiendo como un bebé por las noches, sin miedo a sufrir grandes pérdidas.

Planes de pensiones

pescandoComo estamos a final de año voy a escribir una entrada sobre un tema muy relacionado con estas fechas navideñas: los planes de pensiones.

En los últimos años, realizar aportaciones a los planes de pensiones a final de año es algo tan tradicional como el turrón, los villancicos y el árbol de navidad.

Pero la gran pregunta es: ¿merece la pena aportar a un par de pensiones? La respuesta no es tan sencilla: depende.

Y como dice la canción… ¿de qué depende? Pues de muchas cosas: de tu renta, de la fiscalidad de tu comunidad autónoma, de tu régimen laboral, del plan de pensiones que tengas contratado, de tus espectativas, de la fé que tengas en el Gobierno… casi nada.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un vehículo de ahorro e inversión que nos permite disponer de un capital para poder complementar la pensión en el momento de la jubilación.

Ventajas de los planes de pensiones:

La principal ventaja de los planes de pensiones es que el dinero que se aporta al plan de pensiones no computa como rendimiento de trabajo en el momento de la aportación, logrando así una desgravación en la declaración de la renta. Por ejemplo, si con tus ingresos te tocase tributar un 30% y aportas 1000 € a tu plan de pensiones, estarías ahorrando 300 € en impuestos. Pero ojo, el ahorro es en este momento, ya que habrá que pagar los impuestos el día en que se rescate el dinero. A día de hoy la aportación máxima anual que se puede realizar a un plan de pensiones beneficiándote fiscalmente es de 8.000 €, excepto en el País Vasco, que es de 5.000 €.

Desventajas de los planes de pensiones:

Por desgracia los planes de pensiones tienen muchas más desventajas que ventajas:

  • La desgravación fiscal que se logra no es muy alta para las rentas medias. Beneficia principalmente a las rentas altas, ya que la desgravación puede llegar hasta el 45%.
  • El día en el que se rescata el plan de pensiones hay que pagar a Hacienda y se tributa tanto por el dinero aportado como por las plusvalías generadas.
  • Hasta hace poco sólo se podía realizar el rescate en tres supuestos: jubilación, invalidez y paro de larga duración. Desde el 2015 se pueden rescatar las aportaciones a los 10 años (como ocurría con las EPSV en el País Vasco hasta hace poco. Curiosamente, hay una sentencia reciente según la cual las EPSV ya no pueden ser rescatadas a los 10 años… de locos).
  • En función de cómo se realice el rescate las penalizaciones fiscales pueden ser enormes.
  • En general, los planes de pensiones que se ofertan son una auténtica porquería, con rentabilidades que a duras penas baten a la inflación.
  • Las comisiones que cobran los bancos por los planes de pensiones son un auténtico escándalo en muchos casos.
  • La legislación está continuamente cambiando y tienes el dinero “atrapado” en un producto con muchas incertidumbres.

¿Cómo se puede realizar el rescate? ¿Cómo tributa?

Los planes de pensiones se pueden rescatar como renta, capital o de forma mixta (renta y capital). Si se rescata en forma de renta, ese rescate se sumaría a la pensión de jubilación y tributaría como rendimiento de trabajo. Esto implica subir en las tablas impositivas, por lo que es muy importante planificar bien la forma de realizar el rescate. Si se rescata en forma de capital se tributaría entre 21% y 23%. Además, en estos momentos, si se rescata como capital, hay un porcentaje que estaría exento de tributar, pero es algo que va a ir desapareciendo con el tiempo.

Productos y comisiones

Como he indicado, la gran mayoría de los planes de pensiones ofertados son muy malos y tienen unas comisiones altísimas. Han sido y siguen siendo un gran negocio para los bancos, ya que tienen el dinero de los partícipes “atrapado”, cobrando unas comisiones altísimas sobre la totalidad del capital. Hasta hace poco lo normal era que la comisión de un plan de pensiones de renta variable fuese del 2%. Afortunadamente la ley ha limitado las comisiones al 1,5%, que ya está bien…

Voy a poner un ejemplo para que se entienda: Si tienes 100.000 € en un plan de pensiones de renta variable, con una comisión del 1,5%, le estarás pagando anualmente 1.500 € en comisiones al banco. Supongo que ahora te das cuenta por qué regalan tostadoras, juegos de toallas, e incluso tablets si llevas al banco tu plan de pensiones.

Lo mejor de todo es que el banco se va a llevar ese 1,5% en cualquier caso, hayas tenido un 10% de rentabilidad o hayas perdido un 20% ese año. La banca siempre gana.

Podrían estar “justificadas” esas comisiones si se realizase una buena gestión y el plan de pensiones diese un rendimiento acorde al riesgo que se asume. Por desgracia la mayor parte de los planes de pensiones dan rendimientos muy por debajo de sus índices de referencia.

¿En qé tipo de plan de pensiones se debería invertir?

Si después de todo lo que he contado todavía estás animado en invertir en un plan de pensiones, es importante saber en qué tipo de producto invertir.

Si la edad de jubilación está lejana, claramente hay que optar por la renta variable, ya que es la única opción que permite obtener unos rendimientos satisfactorios.

Con un plan de pensiones algo más conservador, que invierta una parte en renta variable y otra parte en renta fija, se puede lograr una rentabilidad por encima de la inflación y lo recomendaría a personas que tienen la jubilación más cercana o no quieren grandes sobresaltos.

Los planes que invierten en renta fija no son nada recomendables en estos momentos. Con los tipos de interés tan bajos y las comisiones que se pagan la rentabilidad será nula o negativa, y por lo tanto no cumplirán la misión de luchar contra la inflación.

Los famosos planes “garantizados” lo único que garantizan es que tu poder adquisitivo cada día va a ser menor.

¿Cuáles son los mejores productos del mercado?

En cuanto a los productos a elegir, tal y como he comentado, es conveniente huir de la banca tradicional.

Si quieres un plan de pensiones sencillo, que invierte en USA o Europa, replicando los índices de referencia con comisiones más bajas que los planes de pensiones tradicionales, ING Direct tiene los Planes Naranja, que han dado buenas rentabilidades los últimos años.

Si quieres una buena gestión activa, varias gestoras de fondos españoles tienen planes de pensiones de sus productos estrella. En general son gestoras con estilo de inversión Value, que invierten en renta variable de calidad a precios atractivos: Bestinver, Magallanes, Metavalor o AzValor.

Conclusiones

  • Un plan de pensiones es un producto que recomendaría únicamente a profesionales con rentas altas.
  • Si la jubilación está relativamente lejana (más de 10 años), lo mejor es invertir en renta variable.
  • Hay que buscar productos de inversión de calidad, que normalmente no son ofertados por la banca tradicional.

Taller sobre ahorro, inversión y gestión de carteras

eurosEl próximo miércoles día 26 de octubre (por la tarde) voy a impartir en la sede de Caminos Euskadi un taller sobre ahorro, inversión y gestión de carteras.

El objetivo del taller es concienciar a los asistentes sobre la importancia que tiene el ahorro y la inversión con un horizonte a largo plazo, sobre todo ahora, con la incertidumbre que existe sobre el sistema público de pensiones. Para ello, se explicarán de forma sencilla conceptos básicos, como son la renta fija, la renta variable, la inflación, índices, etc., y se expondrá cómo diseñar una cartera de inversión adaptada al nivel de riesgo de cada uno, analizando varios modelos de cartera. También se tratará el tema de las pensiones y cómo enfocar una estrategia adecuada.

Para más información, ver: PROGRAMA

Animo al que esté interesado a participar, ya que considero que se van a tratar conceptos muy importantes, que pueden tener mucha repercusión en un futuro en la calidad de vida de las personas. Además será ameno y sencillo de entender.

Magallanes Value Investors

magallanes_altaEscribo esta entrada porque hoy mismo he realizado una pequeña modificación en mi cartera de inversión, que no afecta en esencia a la misma, pero hace que esté más diversificada.

Hasta hoy, gran parte de la renta variable europea la tenía concentrada en un plan de pensiones de Bestinver, una gestora española que hasta el momento era la referente en “value investing” o inversión en valor en España. La gestora tenía unos resultados históricos sensacionales, pero en los últimos tiempos ya no eran capaces de batir a los índices, tal y como habían estado haciendo hasta hace poco. Una de las razones podría ser que el fondo había ido creciendo hasta alcanzar un tamaño que ya no les permitía comprar empresas pequeñas, tal y como hacían hace años, y habían tenido que optar por empresas de gran capitalización.

Además, hace poco más de un año, los gestores abandonaron la compañía, propiedad de Acciona, perdiendo también un gran número de partícipes, que huyeron al ver que había un cambio de gestores. Esos cambios se vieron acompañados de una caída en la cotización del fondo. Yo opté por no tomar decisiones “presa del pánico” y no he hecho nada hasta ahora. Pasado un tiempo prudencial, he tomado como decisión traspasar parte del fondo de pensiones de Bestinver a uno nuevo que oferta una nueva gestora que se llama Magallanes. El único motivo para tomar esta decisión es que consideraba que tenía un porcentaje alto de la cartera concentrado en una gestora y prefería diversificar.

Este cambio no afecta para nada en el modelo de cartera, ya que he cambiado inversión en valor en compañías europeas por el mismo concepto.

Magallanes es una nueva gestora de fondos, con poco más de un año de vida, que dirige Iván Martín, un gestor con una trayectoria contrastada en value investing. En principio suelo huir de la gestión activa, tal y como he comentado en anteriores entradas, pero en el caso de los planes de pensiones, salvo los indexados de ING, no encuentro una buena oferta que me convenza, por lo que he optado por planes de pensiones de gestoras que inviertan en valor.

Tampoco pretendo hacer publicidad de la gestora, pero he pensado que podría ser interesante comentar en el blog esta alternativa a los planes de pensiones tradicionales.

¿Y qué demonios es el Value Investing?

Es una forma de invertir, que busca comprar buenas compañías que han sido “injustamente” castigadas por los mercados, por lo cual se pueden adquirir a precios bajos. El inversor en valor lo que hace es seleccionar una serie de empresas y les asigna un valor objetivo, en función de la información obtenida de los estados financieros principalmente. La compra se realiza cuando exista una diferencia grande entre su cotización y la valoración que ha realizado, es decir, cuando exista un potencial de revalorización alto. Cuando la empresa se revaloriza y se acerca al valor objetivo que ha calculado el gestor, se vende y con la liquidez se buscan nuevas oportunidades.

Ni que decir tiene que cuando se producen caídas irracionales de los mercados, es el momento que aprovechan los inversores en valor para adquirir compañías a precios muy atractivos. Eso es precisamente lo que está ocurriendo ahora: mientras gran parte de los inversores huyen despavoridos de la renta variable, este tipo de gestoras están comprando. Si una empresa es buena y está obteniendo beneficio, debería dar lo mismo que la bolsa de Shangai arrastre al IBEX35, digo yo.

Me gusta a priori esta forma de inversión, porque siempre he pensado que en esto de la bolsa comprar barato generalmente es comprar bien (siempre que compres buenas empresas, claro, y no birrias como Bankia).

En futuras entradas publicaré monográfico sobre la inversión en valor y los criterios que se siguen.

Glen y John

Lobo Wall Street

En este post voy a hablar de Glen Murphy y John Surplice, dos gestores de fondos de una conocida gestora que se llama Invesco.

Como he dicho, Glen y John son dos gestores que trabajan en Invesco y ambos gestionan fondos que invierten en Europa. Son compañeros de trabajo, puede que tengan el despacho muy cerca uno del otro, e incluso, se vayan a tomar cervezas por la tarde al salir del trabajo.

En realidad no conozco ni a John ni a Glen, y me importa poco lo que hagan cuando salen del trabajo. Lo que ocurre es que me “mosquean” algunas cosas que he visto mientras echaba un vistazo en un fondo que le interesaba a un amigo.

El fondo que interesaba a mi amigo es el que gestiona (o más bien gestionaba) Glen Murphy: Invesco Pan European Structured Equity E (ISIN LU0119753308).

Digo lo de que “más bien gestionaba”, porque hace un mes, cuando estaba mirando el fondo, el gestor era el tal Glen Murphy y ahora, de repente parece que el gestor es un tal Thorsten Paarmann. Estos cambios en los gestores es la primera cosa que me mosquea y no me parece una cuestión superflua, y si no basta con ver lo que ha ocurrido en Bestiver tras abandonar la gestora su anterior Director General, Francisco García Paramés.

Volviendo a lo de Invesco, la gráfica que me pasa mi amigo es una parecida a esta:

Invesco Pan European Structured grafica

Fuente: Fondotop (Renta4)

¡Qué maravilla! ¡qué perfección! Lo que estoy viendo es la gráfica de los 10 últimos años, donde el fondo supera ampliamente al índice europeo. Viendo la “pericia” del gestor, que tiene 5 estrella Morningtar y con ese nombre “European Structured Equity”, no me queda ninguna duda, ¡lo compro!

Entonces lo que se me ocurre es mirar cuál ha sido la evolución del fondo desde que se tienen datos, y obtengo así la gráfica del mismo fondo desde el año 2000:

Invesco Pan European Structured grafica max

Fuente: Fondotop (Renta4)

 

Aquí la cosa cambia. Para empezar, vemos que la rentabilidad del fondo y el índice 15 años después es muy parecida. Pero es que además se puede observar que ese buen comportamiento de los últimos 10 años ha servido para mitigar los 5 años anteriores, que lo hizo realmente peor que el índice. ¿Qué hubiera pasado si inviertes en el 2001? Probablemente en el año 2006 (o antes) estarías harto del fondo (y de Glen) y lo hubieses vendido. Normalmente estas cosas suelen suceder justo en el momento en el que el fondo comienza a comportarse mejor que el índice. La comisión de este fondo es del 2,25% y el TER (gastos totales) del 2,53%. Un fondo muy muy caro.

¿Y qué tiene que ver John con todo esto? Pues casualmente, cuando andaba buscando este fondo, me equivoqué y me puse a ver este otro, que tiene un nombre parecido:

Invesco Pan European Equity E (ISIN LU0115141201). Como veis, el nombre es parecido, tiene también 5 estrellas Morningstar y lo gestiona un tal John Surplice. Además aparece entre los recomendados en Renta4. Viendo todo esto, podíamos suponer que el fondo será muy parecido al anterior. Pues ahí va la gráfica desde el año 2000:

Invesco Pan European Equity grafica

Fuente: Fondotop (Renta4)

 

¡Lo que veo me deja totalmente atónito! El comportamiento del fondo es bastante peor que el índice.

Si hubieses invertido 10.000 € en el año 2000, en el año 2015 tendrías… 10.456 €!!!! Prácticamente lo mismo, con el agravante de que la inflación (suponiendo un 3%) haría que tus 10.456 € de ahora equivaliesen a 6.711 €, es decir, que parece que has preservado el capital, pero en realidad has perdido el 33%.

Lo más sangrante es que el TER de esta maravilla es del 2,48%. Es decir, que todos los años estás pagando un 2,48% a un tío para que al cabo de 15 años te haga perder el 33% de tu dinero. Es más, en el año 2009 tus 10.000 € llegaron a valer cerca de 3.000 € (pérdida del 70%). Después de esto si tu pareja no te pide el divorcio, es que te quiere para siempre.

Gestión Pasiva Vs Gestión Activa

VSLa entrada de hoy en el blog es algo sobre lo que quería escribir desde hacía tiempo y que ha vuelto a mi cabeza estos días, a raíz de una consulta que me ha hecho un amigo: un eterno dilema en la inversión, es decir, si nos decantamos por una gestión activa o por gestión pasiva.

Cuando hablamos de Gestión Activa, nos estamos refiriendo generalmente a fondos de inversión en las que un gestor trata de seleccionar los mejores activos en cada momento con el fin de obtener una rentabilidad superior a la que nos da el propio mercado. Es decir, si un año el IBEX da una rentabilidad del 8% y el gestor ha sido suficientemente habilidoso como para seleccionar un conjunto de acciones que nos dé una rentabilidad superior (un 11% por ejemplo), estamos ante un éxito por parte del gestor, ya que ha obtenido una buena rentabilidad, superando al índice por una diferencia del 3%.

¿Y qué gana el gestor en todo esto? Pues mucho. Lo primero que hay que indicar es que la gestión activa es cara, ya que lo normal es que la gestora se lleve una comisión que oscila entre el 1,5% y el 2% del capital invertido, tal y como indiqué en este post.

Esta comisión está ya descontada de la rentabilidad que se publica del fondo, por lo que cuando leemos que un fondo de inversión nos ha dado una rentabilidad del 11%, en realidad el gestor ha obtenido un 13% y le ha restado su 2%. Además, puede haber otras comisiones “por éxito”, de tal manera que además tengas que pagar un porcentaje del margen de beneficio sobre el índice.

Hay quien piensa que las comisiones dan igual, que si el gestor me “hace ganar dinero”, pues que se lleve su parte, pero…

¿Y qué pasa cuando las cosas van mal? Ahora imaginad que viene un año bursátil muy malo, y que el gestor por muy habilidoso que sea termina teniendo una rentabilidad negativa del fondo, como por ejemplo un -6%. En este caso vas a pagar igualmente tu comisión del 2%, por lo que el gestor no pierde y la rentabilidad que te va a dar el fondo en este ejemplo sería de un -8%.

El gestor siempre se va a llevar su comisión, pase lo que pase, por lo que el negocio es redondo. Lo mismo pasa en los planes de pensiones, con el agravante de que tienes tu dinero prisionero de los bancos y gestoras, pero de eso ya hablaré más adelante.

Te preguntarás si un 2% es mucho o poco. Imagínate un fondo cualquiera que gestione 5.000 millones de euros (algo normal en cualquier gestora de fondos potentes). Sólo con la comisión, la gestora de fondos gana 100 millones de euros al año, lo haga bien o mal.

En la Gestión Pasiva, no se busca batir un determinado índice, sino simplemente replicarlo. Es decir, que si el SP500 da una rentabilidad del 9% un año, invirtiendo en un fondo indexado la rentabilidad que obtendrás será casi del 9%. En realidad será un poco menos, ya que hay que pagar una comisión, pero que en este caso será de un 0,15% ó 0,20%, es decir unas diez veces más barata que la gestión activa.

¿La gestión activa da rendimientos mayores que la pasiva? Este es el eterno debate. Los defensores de la gestión activa dicen que se puede batir al mercado de forma sistemática. La realidad nos dice lo contrario, que es muy difícil que alguien obtenga de forma continuada a lo largo de los años rendimientos superiores a la rentabilidad media que nos da el mercado. Hay libros muy interesantes que hablan de todo esto, como por ejemplo Un paseo aleatorio por Wall Street (Burton G. Malkiel) o Common Sense on Mutual Funds (John Boogle).

En concreto, en este último libro, se hace un estudio del comportamiento de los fondos de gestión activa entre 1083 y 2008.

Gestión activa-pasiva

Fuente: Common sense on mutual funds

 

En esos 25 años, han sobrevivido 207 fondos, de los cuales 175 lo han hecho peor que el índice y sólo 32 han logrado superarlo. De esos 32 fondos, la mayoría ha logrado una ventaja anualizada que no llega al 1%: para ese camino no necesito alforja.

La rentabilidad media esperada de la bolsa a largo plazo es de aproximadamente un 10%. Hay gestores (muy pocos), como es el caso de Francisco García Paramés, que ha logrado con el fondo Bestinfond una rentabilidad media anualizada de más del 16% en 22 años. Como caso excepcional está Warren Buffett, que ha logrado un 21,6% anualizado en 50 años. (Fuente: el Confidencial).

La reflexión de todo esto es clara. En una inversión a largo plazo, salvo que tengas la suerte de encontrar entre los más de 5.000 fondos de inversión disponibles uno que, como en los ejemplos anteriores, logre batir al mercado sistemáticamente año tras año, lo normal es que obtengas un rendimiento inferior al índice.

Lo más normal es que te ocurra algo parecido a esto: elijes el fondo que está de moda y justo después de comprarlo comienza a ir mal. Al cabo de unos meses lo cambias por otro, que has leído en no sé qué revista o foro que es muy bueno y te vuelve a pasar lo mismo, con el agravante de que el fondo que vendiste a empezado a ir mejor… y así sucesivamente. El resultado es que la rentabilidad que se obtiene es pésima.

Lo que recomiendo es diseñar una cartera de inversión equilibrada, acorde a tu perfil de riesgo y olvidarte de gestoras maravillosas y gestores estrella. Lo más sencillo para el más común de los mortales es replicar al mercado y “conformarse” con ese 10% de rentabilidad prevista.

En el próximo post ilustraré todo esto contando la historia de John y Glen, dos gestores de fondos de trayectorias opuestas. Eso será la semana que viene.