Biosyncaucho

BiosyncauchoHace unos días se celebró un “Pitch&Pintxo” organizado por el Entrepreneurs Club de Tecnalia Ventures.

Este tipo de eventos consisten en una presentación de nuevos proyectos o casos de éxito, en un ambiente distendido, donde se puede ampliar además la red de contactos.

 

En la presentación de Biosyncaucho participaron los responsables del Proyecto, Jesús Torrecilla (TECNALIA Ventures) y José Ramón Ochoa (TECNALIA), así como José Tesán (KEREON), inversores en el presente Proyecto.

La charla resultó muy interesante, ya que se puede ver el enfoque de un proyecto de este tipo desde diferentes puntos de vista: promotor-investigador-inversor, así como las dificultades que encuentra cada uno de los participantes.

¿Qué es Biosyncaucho?

Como ellos mismos definen, Biosyncaucho es una empresa de base tecnológica cuyo objetivo es el desarrollo de productos químicos de alto valor añadido a partir de materias primas renovables.

En concreto, el proyecto nace con la intención de producir el compuesto 1,3 Butadieno a partir de biomasa.

¿Qué 1,3 Butadieno y para qué sirve?

Butadiène

1,3 Butadieno es un alqueno que se produce en la destilación del petroleo.

Cerca del 75% del 1,3-butadieno que se manufactura se usa para fabricar caucho sintético, que es utilizado en la producción de neumáticos.

 

¿Qué oportunidad ha detectado Biosyncaucho?

En la actualidad la industria petrolera está realizando algunas modificaciones en algunos procesos, que están dando como resultado una disminución en la producción de 1,3 Butadieno, que es en realidad un subproducto de la industria petroquímica.

El resultado de esta disminución en la producción es un incremento de los precios del compuesto, que irá en aumento en los próximos años, así como la demanda de este producto.

Biosyncaucho dispone de varias patentes para realizar la producción de 1,3 butadieno a partir de materia vegetal a un precio muy competitivo.

Situación del Proyecto

Biosyncaucho se ha constituido como empresa hace pocos meses y se encuentra en una fase inicial. Antes de la constitución de la empresa hay un trabajo previo de varios años de investigación por parte de Tecnalia, para desarrollar el proceso de obtención del compuesto y patentarlo.

Se trata de un Proyecto a largo plazo, que necesita de varios años hasta poder llegar al momento de la industrialización del producto, con muchas incertidumbres y una necesidad de inversión de capital muy importante.

Conclusión

Me pareció muy interesante la charla, sobre todo por el hecho de poder conocer el punto de vista de los inversores. En este caso la participación de Kereon es muy importante, ya que no se trata de un inversor que sólo busca rentabilidad en los proyectos en los que invierte.

Según ellos mismos indican, también buscan ” proyectos empresariales con potencial de crecimiento en base a la innovación”, en los que Kereon pueda suponer un impulso en su trayectoria.

Con lo expuesto anteriormente, creo que Biosyncaucho puede ser una bonita oportunidad de negocio a la que deseo todo el éxito del mundo. ¡Estaremos atentos a nuevas noticias!

Anuncios

Design thinking: innovación educativa

IMG_2853Hola a todos de nuevo. Durante las dos próximas entradas voy a dejar un poco de lado el tema financiero y me dedicaré a contaros dos actividades en las que he participado durante el pasado mes de mayo.

La primera de ellas es una prueba piloto que he llevado a cabo junto con algunos de mis compañeros del Executive MBA de ESEUNE.

Nuestro Proyecto de fin de Máster trata sobre innovación educativa y el desarrollo de una oferta formativa dirigida a niños y niñas de todas las edades,  donde se fomenten algunas de las competencias transversales que son cada día más demandadas por la sociedad actual, tales como la creatividad, el trabajo en equipo, el liderazgo o el espíritu emprendedor.

Como no queríamos que el proyecto se quedase en un mero documento en papel, e inspirándonos en el “producto mínimo viable” del método Lean Start-up, decidimos hacer una prueba piloto. Para ello planteamos en el Colegio Hijas de la Cruz de Errenteria (donde cursan estudios mis hijos) la posibilidad de realizar unos talleres de emprendimiento, creatividad e innovación, dirigidos a estudiantes de entre 12 y 16 años.

El proyecto tuvo una acogida muy buena, tanto de la Dirección del centro, como de los profesores, que participaron activamente en las diferentes sesiones.

Para poder llevar a cabo este proyecto, hemos contado además con la participación de David Fernández, creador del portal educativo Ikaia.tv, que tiene amplia experiencia en esta materia, habiendo realizado anteriormente un reportaje sobre el Colegio Montserrat de Barcelona, pionero en innovación educativa.

Los talleres consistieron en cinco sesiones de hora y media, en los cuáles se han seguido las diferentes etapas del Design Thinking, que es una metodología que permite abordar problemas poniendo en el centro del proceso de diseño a las personas.

El Design Thinking consta de cinco etapas:

Empatizar: Se plantea la problemática a resolver, analizándola desde el punto de vista del usuario final.

Definir: Se define con claridad el problema.

Idear: Es la fase en la que se buscan posibles soluciones al problema. Es muy útil utilizar diferentes técnicas de creatividad.

Prototipar: Se crea un prototipo de bajo coste con el fin de testear el producto o solución ideada.

Evaluar: Se recibe feed-back del usuario final, lo que permite ir mejorando el producto o idea.

Design-Thinking_1

Esta metodología puede aplicarse en cualquier ámbito, y va desde la resolución de cualquier problema, hasta la creación de los productos más innovadores que podamos imaginar.

Para terminar, os dejo el genial vídeo que ha montado David Fernández, y que también se puede ver en la página de Ikaia.

panStamp

pan-stampEste fin de semana, de forma un tanto improvisada, un amigo y yo hemos hecho un viaje relámpago a Zafra (Badajoz) de más de 1.500 Km en coche  para conocer de primera mano el proyecto panStamp, y charlar con su creador, Daniel Berenguer.

Daniel es un ingeniero en electrónica y automática que desde hace algunos años dirige su propia empresa y que en los últimos dos años se ha volcado con el proyecto panStamp.

PanStamp es la fusión de dos palabras: pan (Personal Area Network), que es una red de comunicación entre diferentes dispositivos y Stamp (sello), que hace referencia al tamaño del elemento de comunicación, que tiene aproximadamente el tamaño y grosor de un sello de correos.

¿Y qué permite esta pequeña maravilla? panStamp es un módulo de comunicación muy potente, al que se le pueden acoplar diferentes sensores (temperatura, humedad, medición de gases…) y enviar la señal con un alcance relativamente alto. Mientras que el alcance de los módulos Zigbee habitualmente utilizados es de unos 100 m, panStamp tiene un alcance de varios centenares de metros en este momento, estando previsto que la próxima generación (en fase experimental) tenga un alcance de varios kilómetros. Otras ventajas, además del alcance, son el precio y el bajo consumo de batería.

Otra de las particularidades del proyecto panStamp es que es open source, es decir, código abierto, de forma que puede manipularse y adaptarse, integrándolo en tu producto o proyecto.

Nuestro interés en este producto viene de un proyecto en el que estamos trabajando en estos momentos, y en el que la comunicación inalámbrica y el precio de los componentes juegan un papel muy importante.

Este viaje ha sido una experiencia muy enriquecedora y Daniel nos ha atendido fenomenalmente. Quizás fuimos a Zafra pensando que volveríamos con la solución integral a nuestro proyecto, pero nos hemos dado cuenta de que todavía estamos empezando y que nos quedan aspectos más importantes que cubrir que la propia comunicación inalámbrica.

Esperamos que este viaje sea el inicio de un proyecto (o muchos proyectos) que algún día puedan ver la luz de forma exitosa. Hasta entonces sólo nos queda trabajar, trabajar y trabajar.

Desde aquí también  le quiero desear a Daniel éxito con panStamp y toda la suerte del mundo.